sábado, 30 de octubre de 2010

Blommor

Hoy hizo un día típico gallego. Me encanta poder tener esa sensación. Fuimos acompañando a la lluvia, a una nueva floristería que encontramos un poco apartada de la ciudad. Es gigante, tiene buenos precios y alguna que otra oferta. Como buena hija de florista que soy, he de decir que no se ve  mucha calidad en los trabajos hechos con flores, pero en cambio, tienen gran variedad de plantas y mucho material de decoración.
Antes nuestra casa era muy pequeñita, con un par de flores arreglaba en asunto. En esta es un poquito más complicado ya que para que se hagan notar necesito unas cuantas más. Me compré un paquete de rosas rojas y rosas. Me dieron unos inventos para echar en el agua y hacer que duraran más pero ¡no me creo nada!. Que duren lo que tengan que durar.

¡Cómo me gustan las flores y las plantas en casa!

4 comentarios:

Couceiro dijo...

Dónde dices Como buena hija de florista que soy, deberías decir Como buena hija de buena florista que soy ;)

jotiña dijo...

cuñao eres un pelota .... y se dice floristeraa jajajaja

Couceiro dijo...

A ti lo que te jode es que yo llegué antes que tú a remachar jejeje

Anónimo dijo...

Que puñeteros,los NOROS a la gresca, y eso que no hay que heredar besiños loli Esta navidad pijama de suegra para los dos (se permite escoger color)

Publicar un comentario