lunes, 8 de noviembre de 2010

Internet nerladdningarna och lagar

A pesar de que tenemos algunas cosillas que contar, hoy os voy a romper un poco la cabeza. Estos días se debate en el congreso de los diputados la Ley de Economía Sostenible (ponle la palabra sostenible a algo y te queda supermoderno), también conocida en círculos internáuticos como la Ley Sinde.

El asunto es complejo y muy largo de argumentar. A David Bravo y a Enrique Dans le ha dado para escribir multitud de post. A mi pequeño entender, dicha ley es una de las mayores perversiones de la democracia española. Si estáis leyendo este blog es porque estáis delante de un dispositivo conectado a Internet y el tema os afecta directamente mucho más de lo que os creeis. Por ejemplo, nos podrían cerrar el blog si yo enlazo un video de youtube con una canción o un trozo de una película, sin necesidad de que sea un juez quien ordene ese cierre. Ahí está el quid de la cuestión: organizaciones como SGAE o Promusicae serán juez y parte, pues estarán representados en la comisión administrativa que decida ese cierre. Para que nos demos cuenta de qué estamos hablando, este tipo de cosas solo ocurre en países como Cuba o China. ¿Por qué ocurre esto? Porque hasta ahora todas las sentencias en España habían sido absolutorias: descargarse material protegido por derechos de autor no es ilegal en España. Entonces, pensaron, si los jueces no nos dan la razón, aprovechemos que somos amigos de los que mandan para sacarnoslos de en medio, a ver si cuela. Y coló.

Todo esto viene derivado de una directiva europea conocida como IPRED (Intellectual Property Rights Enforcement Directive), que prometía ser la panacea para los lobbies de los derechos de autor y el copyright, pero que al aplicarla aquí ya se demostró que es imposible ponerle puertas al campo. En abril del 2009 entró en vigor en Suecia una ley (bien distinta de la española, aquí es un juez el que decide las cosas previa denuncia del propietario de los derechos) que convertía en ilegal la descarga de material protegido por derechos de autor. El mismo día en que la ley entró en vigor, el tráfico de descargas P2P se redujo en un 30%, pero poco después ya había recuperado los niveles anteriores a la entrada en vigor de dicha ley y antes de terminar 2009 los había superado.

Esto ha demostrado que es imposible legislar contra algo tan ampliamente extendido y tan socialmente aceptado, máxime si el asunto tiene que ver con Internet, donde los políticos van muchos años por detrás de la realidad y donde las cosas van mucho más rápido que la burocracia jurídica. Algunos están convencidos de que esta ley será declarada anti-constitucional, pero si eso pasa será dentro de varios años y el mal ya estará hecho.

En resumen: deposite su voto aquí.

Fuentes torrentfreak.com y el blog de Christian Engstrom.

5 comentarios:

jotiña dijo...

Jope cuñao y esto a golpe de lunes....buf.

Couceiro dijo...

Para empezar bien la semana... :P

Cobo dijo...

Muy bien explicado amigo.

Saleta dijo...

Siempre llegamos tarde, mal y a rastro.

arrozconhuevos dijo...

Me cachis en la porra y en todo lo que se menea!

No sabía de la existencia de este blog creador de debates! muy buena cosa. Pos ya me pasaré mas a menudo para ver que os contáis!

Couce y Saleta, el otro día conocí a dos chicos que viven a 100 km. de vosotros hacia el sur y me dijeron que hace un frio que no se lo salta un gitano. "si ya sé, tengo unos amigos que viven allí y siempre van abridagos hasta los topes" les dije amablemente.


Comparto la opinión del blogger "Cobo": muy bien explicado.

Bueno, un abrazo grande y a tope con el blog!

Publicar un comentario