miércoles, 10 de noviembre de 2010

Snöyra

Hoy Skellefteå amaneció con una ventisca que quitaba las ganas de salir de casa y que se prolongó hasta bien entrada la noche. Los quitanieves no debieron dar a basto abasto (gracias Berto), pues solo limpiaron las zonas más transitadas. Tampoco la calle que está calefactada era capaz de derretir todo lo que caía. El resultado fue que volver a casa era como caminar por la playa, pero en la zona de arena blanda, ya sabéis, esa de Montalvo, la que está guapa para hacer palomitas.

Sabíamos que debajo de toda esa nieve había una acera y una carretera, pero no sabíamos dónde. Hice un vídeo dogma en el que se ve como las ganas de jugar con la nieve de Saleta le ganaron al cansancio de caminar con veinte centímetros de nieve polvo arrastrando una bici. Si es que la nieve mola mazo.

8 comentarios:

Saleta dijo...

Quén tivera caldeiro e pala!!
Parecen que andamos de picos pardos a las tantas de la madrugada. Eran las 5 de la tarde.

El Yeti dijo...

Por que en lugar de un gato no os agenciais un Husky Siberiano y un trineo? no se, digo yo, y me mandais el delicioso gatito que ya daré buena cuenta de el. Slup!

NATALIA UMPIÉRREZ dijo...

Madre mía, eso viene genial para tonificar culete y no te digo nada tirando de bici. Un besito enorme

Berto Fojo dijo...

Se escribe "abasto", Don Nazi de la Ortografía.
;-9

Couceiro dijo...

Perdona eh, Don Mierdas.
;----\|/ç`j

Berto Fojo dijo...

Perdona, pero no soy Don Mierdas. Soy Don Caca.

jotiña dijo...

Saleta, ponle cadenas a la bici!..... a no, que ya tiene. jejeje

Maite dijo...

se ve cómodo caminar por ahí

Publicar un comentario