lunes, 21 de marzo de 2011

Bokhandel

Habitualmente pasamos por delante de una pequeña librería de esas que invitan a entrar. Con eso de que los libros están en sueco, nunca se nos dio por ahí, hasta el sábado. No nos podíamos imaginar el mundo que se escondía en el sótano. Un laberinto infinito de libros, estanterías abarrotadas, luz cálida y un vinilo de jazz sonado en una esquina. Un desorden aparente en el que en realidad todo está en su sitio. Incluso creo haber visto a Woody Allen discutiendo con Diane Keaton. Apetecía quedarse sentado en una esquina descifrando cualquier libro cogido a voleo.

- Can I take a couple of pictures?
- Yes, of course.

5 comentarios:

Jotiña dijo...

eso no es una librería, es un bunker anti nuclear, con esas paredes revestidas con libros no se cuela ni pizca de radiación.

Cándido Couceiro dijo...

Beautiful pictures.
I love the atmosphere. And the texture of the ceiling...

Silvia dijo...

Acabo de flipar con este post tan lleno de sensibilidad literaria, y no lo digo porque verse sobre una librería....podemos decir que ha nacido un bohemio en Suecia?

Silvia dijo...

Lo mejor de todo es que mientras lo leía ya sonaba una canción en mi cabeza...os la regalo en mi muro....ay que bonicos sois!

Couceiro dijo...

Me voy a dejar barba hasta el infinito, empezar a llevar pañuelos en vez de bufanda e incluso creo que voy a empezar a fumar pipa.

Publicar un comentario