lunes, 14 de marzo de 2011

Korvar, snö och brand

Que divertido es salir en domingo a las 8 de la tarde con una mochila a cuestas, con salchichas, un termo con té, alguna que otra patatilla, linterna y tirar para lo alto de la montaña. Fuimos con unos conocidos, que por lo que se vio tienen mucha experiencia en este tipo de aventuras. Llevaban madera, salchichas, chocolate caliente, pastel de chocolate y lo mejor de todo, tres colchonetas para tirarse montaña abajo. ¡Vaya alucine! Coge una velocidad increíble y es un poco imposible de conducir, la nieve te salta en la cara y llegas totalmente empapado abajo. Yo me tiré dos veces (suficiente experiencia por un día), Miguel cuatro o cinco. Cuando ya nos cansamos de tanto deslizamiento, nos pusimos alrededor del fuego cada uno con su salchicha pinchada en un palito (fabricado por el Sr. Couceiro, por supuesto) a disfrutar de la compañía, la charla y las alucinantes vistas. Solo faltaba la guitarra y un oso que nos atacara para en guión perfecto.

7 comentarios:

Vunne dijo...

No hubo yeti que aguara la fiesta, por lo que veo :P

¿Eran españoles los conocidos?

Asun dijo...

Ya se ve lo mal que lo estais pasando por las suecias, cualquier tarde de estas repetís experiencia, pero con una mini barbacoa plegable que se ha diseñado Miguel,¿quién sabe?

Saleta dijo...

Las barbacoas para el verano, en invierno molan más los agujeros en la nieve :D.
No era ninguno español,no se encuentra de eso por aquí, jiji.

jotiña dijo...

claro se los ha comido el yeti

Couceiro dijo...

Todo esto, domingo por la noche. Teniéndonos que levantar al día siguiente tempranico.

Silvia dijo...

Jajajaja, de peli total, hubo historietas de miedo???

Saleta dijo...

Si por supost!! Miguel casi se estrella contra un poste gracias a la colchoneta XDD.
Me parto con el Yeti glotón jajaja

Publicar un comentario