martes, 28 de junio de 2011

Midsommar

El midsommar en sueco es lo mismo que el San Juan español, los dos países celebran el solsticio de verano. Para los suecos, el midsommar es una de las celebraciones más importantes del año, incluso comparable con fin de año. Por la mañana, según la tradición, se baila y se canta alrededor de un palo cubierto de flores y debes llevar una corona, también de flores. Yo aprendí a hacer la mía, y bailé como la que más. ¡Fue divertidísimo!, la verdad es que se montó una fiesta muy divertida, con muchísima gente. No es muy frecuente ver tanta gente junta en Skellefteå, en verano parece otro lugar.

Por la noche (las 6 en Suecia), se suelen juntar los amigos para hacer una barbacoa y pasar un rato divertido. Miguel y yo estábamos invitados a una de esas barbacoas. Cuando llegué, me encontré a todo el mundo vestido con sus mejores galas, y cuando digo mejores galas me refiero a traje largo y tacones. ¿Por qué nadie me había comentado ese pequeño detalle? Me presenté en la fiesta con vaqueros y tenis... Pero bueno, apariencias a parte, nuestro primer midsommar sueco fue muy divertido y enriquecedor. Cuando queráis os confecciono una de estas coronas molonas.

4 comentarios:

NATALIA UMPIÉRREZ dijo...

Fabio McNamara estaría dispuesto a cambiar su peluca del Party Fiesta por una corona tan bonita como la tuya. Lo del baile ya le pega más al otro, al cara derretida que viste a lo Manolos.
Una foto preciosa y bonitos globos(guiñadita).
Biquiños.

Anónimo dijo...

Jajajajajajajajaja, ese Fabio multicolor!
Jope qué guay!, vaya imagen bonita, me recuerda a esas celebraciones románticas propias de una obra de Shakespeare. Yo cambiaría a fogueira por esos bailes florales, por lo menos un año.
Tu corona, si en vez de florecillas tuviese racimos de uvas serías el mismísimo Baco.
Hoy mejor que nunca, UN BESO FLOWER!
Silvia

caro dijo...

¡que suerte!!!! En Strömstad llovió tanto que no se siquiera si llegaron a celebrar alguno de los bailes... Por la mañana nos fuimos a dar una vuelta por Noruega, que está al ladito, y por la tarde, que es cuando se celebran allí los bailes, llovía a cántaros, así que nosotros nos quedamos en casa (de mis cuñados) cenando la tradicional comida de Midsommar. Eso sí, regada con una buena botella de Albariño que llevé yo, que fue el único vino gallego que tenían en la systembolaget. Me dió penita perderme la fiesta, pero... ¡ya habrá otras fiestas! :)
También habría que resaltar que la juventud, por lo menos en esta parte de Suecia lo celebra en plan camping/botellón. Y por lo que ponía en el periódico al día siguiente, hubo bastantes "malos bebedores": heridos, daños materiales y detenidos. Un botellón a lo bestia.

Saleta dijo...

En Skellefteå también llovió un poco, pero no hay quien los mande para casa jijijiji. La verdad es que aquí en el norte, también se las agarran finas... Pero bueno, nada que no hay a visto en España ;)

Publicar un comentario