martes, 12 de febrero de 2013

Fettisdagen

Mientras en Galicia le estarán dando duramente a las filloas, flores y orejas, en Suecia hoy se celebra el día de la grasa (fettisdagen) y todos los suecos se comerán una semla. Ya os hablamos vagamente de la semla en otro post y podéis encontrar recetas por ejemplo en la web de Visit Sweden. Detrás de este dulce típico (y bien potente, todo hay que decirlo) hay un poco de historia.

El martes anterior al miércoles de ceniza, por ser el último día antes de cuaresma, se comía semla como la última comida festiva antes de los cuarenta días de sacrificio. Durante mucho tiempo este fue el único día del año en que se comía este dulce, hasta la Reforma Protestante, cuando pasó a ser consumido cada martes de cuaresma. Al menos así reza la tradición, luego seguramente en su casa cada uno se lo haría cuando le apeteciese, que en eso de la repostería lo suecos son muy duchos.

Siguiendo esta tradición el rey Adolf Frederick se pegó una gran cena el 12 de febrero de 1771 que culminó con un postre consistente en nada menos que catorce raciones de semla con leche caliente. Y como eso no hay estómago que lo aguante, la digestión se le complicó y murió a las pocas horas.

Yo no sé si es por seguir la tradición, o en homenaje al rey Adolf Frederick, o simplemente porque a una semla es difícil negarse, pero hoy en Suecia se consumirán muchas semlor (plural de semla en sueco). No os preocupéis si vais a venir a Suecia en otras fechas y queréis hincarle el diente, hoy en día en cualquier momento del año se pueden encontrar semlor en las pastelerías aunque son mucho más habituales entre Navidad y Semana Santa. Y os voy a dar otro dato que sale en la Wikipedia: cada sueco consume de media cinco semlor de pastelería al año, además de las preparadas en casa. No sé si resulta un dato interesante o no, pero al menos a mí me pareció curioso que tal dato exista y que sea un número tan bajo.


Foto Creative commons Ibán

8 comentarios:

Disparatado Treintañero dijo...

Se parecen mucho a las bambas de nata de las pastelerías españolas.Parece que te hablan cuando pasas por delante del escaparate,pero yo tengo mucha fuerza de voluntad y el colesterol alto a la mínima.jaja

Anónimo dijo...

Yo creo que le llamabamos una cristina de nata, pero no llevaba el mazapán. Me tengo comido unas cuantas.
Un abrazo. Nando

Saleta dijo...

Sí, son algo así, pero con mazapán y la nata sabe diferente, es como más espesa y menos dulce. Mañana me comeré una (estarán de oferta) y os lo describo mejor :)

Pep dijo...

Son parecidos a los profiteroles pero en lugar de prepararse con masa choux se hacen con una masa parecida al brioche, creo que hay que retirar algo de la miga y mezclarla con el mazapán, pero vamos como no hablo sueco y uso el traductor de Google el día que intente hacerlos puede ser catastrófico.

Santi dijo...

Ojalá mi blog tuviera fotos tan buenas como el vuestro. Enhorabuena a los dos! :)

Couce dijo...

Bueno, esta foto es del flickr, no es nuestra. Además, será por blogs de éxito, señor mi-blog-lo-recomiendan-en-Lonely Planet ;)

José Damián García dijo...

Por algo será Couce, por algo será...

Susana dijo...

Cuando fui a Suecia y vi estos pasteles comprendi que los trajeron los Godos, que vinieron del sur de Suecia y se asentaron en España. Ya que un rey godo se llama Wamba del 472-80 y estos pasteles se llaman Bambas de nata en España las hay por todo el pais. http://www.monarquiaespanola.es/pagina/index_godos.htm

Publicar un comentario